El pensamiento que tenía esta zorrita era de colarse en la habitación de su papi y hacerle una mamada hasta que involuntariamente se corriera en su boca. Pero la ninfómana no contaba con que su padre se despertaría y que se la querría follar, porque no se va a conformar con una mamada. La perra quiere comerse la polla de su padre, pero no le importa que la penetre durante un rato con la condición que le pone de que antes de soltarle la corrida se espere y lo haga soltándosela en la boca, porque tiene ganas de probar su sabor.

(44687)

Category:

Padres e Hijas

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*