Cuando este tío se ve en la tesitura de hacerle un masaje a su hermana, porque la chica tiene la espalda dolorida y necesita un poco de ayuda, no sabe cómo reaccionar. ¿Cómo evitar las ganas de tocar ese culito prieto? Por supuesto, al hermano se le va la mano y la empieza a manosear, a lo que la zorrita responde hablando con él y diciéndole que eso no puede ser. Luego va a por su polla y le sorprende con una chupada muy profunda a la que sigue una cabalgada poniéndole ese culazo que tanto le gusta delante de la cara.

(46865)

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*