Esta mujer no será joven ni tendrá un cuerpo perfecto, pero lo que sí tiene son unas pedazo de tetas absolutamente espectaculares. Metes la polla entre ellas y está claro que se pierde, aunque la muy guarra tiene que hacer unas cubanas absolutamente bestiales. Su hijo ha sacado muy buenas notas últimamente y la madre le quiere recompensar de la mejor forma posible: follándoselo. Sabe que el chico no tiene novia y ella está divorciada, así que la idea les acaba beneficiando a los dos y echan un polvazo con el que la madura se quita de encima las ganas de polla que tenía desde hace tiempo.

(44506)

Category:

Madres e Hijos

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*